História : LA MEDALLA DE AMAMBAY: 25 de febrero de 1870
28/02/2023 / História / Visitas: 23447
El mariscal López, presidente de la República del Paraguay y General en Jefe de sus Ejércitos, queriendo dar un testimonio público de honor y de justicia a los beneméritos defensores de la Patria, que con abnegación ejemplar y patriótica virtud hicieron la campaña de Amambay, cruzando dos veces la sierra de Mbaracayú, creó con ese objeto, una condecoración especial: la Medalla de Amambay.

Fue un postrer testimonio de gratitud y de reconocimiento hacia quienes le habían seguido hasta Cerro Corá, porque sabían que él, su Jefe, caería con ellos en el último campo de batalla.
Y por qué no decirlo, este último Decreto del mariscal López era también una suprema despedida, un adiós a sus últimos soldados. Les dejaba como recuerdo todo lo que podía darles al final de la epopeya que juntos habían vivido: una medalla legendaria, de recordación inmarcesible.
El Mariscal sabía con certeza que lo inevitable no tardaría en llegar y se adelantó a la hora presentida. El Decreto, con su firma y la del ministro de Guerra y Marina, coronel Caminos, encargado de su ejecución, fue dado el 25 de febrero de 1870, en el Cuartel General del Aquidabán Nigui.
Adviértase que faltaban solamente cuatro días para la gran hecatombe. Las formalidades de este decreto, el último de su gobierno, así como el cuidado puesto en sus minuciosos detalles, en nada dejan traslucir las angustiosas y dramáticas circunstancias en que fue redactado.
Podría decirse que el Mariscal firmó aquel Decreto con su propia espada de combate, con el puño firme y la conciencia tranquila. Tendría en su mente aquellas palabras de su manifiesto a la nación, en Pyquisyry, el 16 de octubre de 1865: “¡O salvaremos a la Patria o una ancha loza reunirá nuestras cenizas!”.
A nadie olvida, pisando ya las gradas del Calvario. Dice el artículo 1º del decreto: “Acuérdase una medalla conmemorativa a todos los ciudadanos que llevaron a cabo la campaña de Amambay”. En esta disposición comprende a todos: generales. Jefes, oficiales y tropa.
Art. 2º – La Medalla de Amambay será oval de veintiocho por treinta y siete milímetros con la estrella nacional realzada en medio con la palma y oliva abajo y la inscripción circular de “Venció penurias y fatigas” en la parte superior del anverso; y por reverso, la inscripción circular de “El Mariscal López” en la parte de arriba, y en el centro “Campaña de Amambay, 1870”, con más una cadena de sierra en la parte inferior.
Art. 3º: La Medalla de Amambay será de 1ª y 2ª clase, de oro, para los generales y jefes, y de 1ª y 2ª clase, de plata, para oficiales y tropa.
Art. 4º: La Medalla de los generales llevará la inscripción y jeroglíficos realzados en brillantes; la de los jefes en rubíes, con la estrella nacional en brillantes; la de oficiales con inscripción y jeroglíficos en oro.
Art. 5º: La Medalla de Amambay se llevará al lado izquierdo del pecho, pendiente de una cinta de veinticinco milímetros de ancho, de color anaranjado, orillado con rojo.
Art. 6º: Autorízase a los generales, jefes y oficiales a llevar la Medalla de Amambay, sin pedrerías los primeros, y de pura plata los segundos, con grabados, mientras las circunstancias no permitan dárselas en la forma debida.
Está demás decir que la Medalla de Amambay no pudo ser acuñada, por las causas ya conocidas. Muy pocos ciudadanos sobrevivieron a la última batalla, que pudieran haberla llevado sobre el lado izquierdo de su pecho, encima de corazón.
Según el artículo 7º del Decreto citado anteriormente, los Jefes de División debían presentar al Estado Mayor la lista nominal de los jefes, oficiales y tropas “acreedores de la Medalla de Amambay”.
Cuatro días después, el 1º de marzo de 1870, todo había desaparecido en el turbión de la última batalla.
Puede afirmarse, sin embargo, que el mariscal Francisco Solano López dejó prendida esta condecoración en el alma del pueblo paraguayo, para honor y orgullo de sus descendientes.
Fuente: Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado
Laconich, Marco Antonio – La campaña de Amambay – Historia paraguaya – Vol. 13 – Asunción (1970).

BUSCAR varios:
Lo ultimo