Locales: Que los controles no afecten a personas inocentes y no ahuyenten a los turistas
13/10/2021 / Locales / Visitas: 12870
El ministro del Interior Arnaldo Giuzzio anunció la puesta en marcha de un plan de control fronterizo a modo de evitar que se produzcan más olas de violencia y así brindar seguridad a la ciudadanía. Aparte de la Policía Nacional y la Policía del vecino país, Brasil, se anunció que también miembros de la FTC estarán participando del plan de control.

Sin lugar a dudas que un operativo de esta naturaleza siempre va a ser bien visto por la ciudadanía honesta y trabajadora toda vez que los controles se realicen en los lugares que correspondan, como y a quiénes correspondan, no se cosa que, como ha ocurrido cuantas veces se realizaron este tipo de operativos de control, realicen controles el lugares céntricos molestando a trabajadores que van o vienen de sus lugares de trabajo a bordo de motocicletas, mientras vehículos lujosos con vidrios polarizados pasan por los controles sin ser verificados, incluso siendo saludados , firmes y con manos a la visera, de quienes realizan los controles.

Otro temor que tiene la ciudadanía, en especial los comerciantes, es que estos controles afecten también de manera negativa a los turistas compradores por el sólo hecho de tener vehículos con chapa brasileña,. Esto, sin lugar a dudas, ahuyentará a los mismos y tendrá un efecto por demás negativo en el comercio fronterizo, afectando a amabas ciudades, Pedro Juan Caballero y Ponta Porã.

La ciudadanía no confía

A pesar de que todos claman porque el Gobierno marque presencia en esta parte del país, la confianza de la ciudadanía hacia los responsables de la seguridad y el orden público es prácticamente nula partiendo de la premisa que todos saben, pero nadie se anima a hablar, que gran parte de los efectivos policiales, salvo honrosas excepciones, tienen estrechos vínculos con gente del submundo de la delincuencia en todas sus formas, especialmente del narcotráfico que tiene como prioridad número uno, cuando hay alguna desavenencia,  el asesinato, y lo que es peor, sin importar que ocurran efectos colaterales. 

La ola de asesinatos que afecta a esta frontera ya es un problema extremadamente grave, así que, todos aguardan que la solución no  agrave más el problema en el sentido de acabar con la principal fuente generadora de mano de obra e ingresos económicos (80%), como es el comercio destinado al turismo de compras  del cual dependen al menos unas 8.500 personas.


BUSCAR NOTICIAS: