Música: Camilo Sesto: setenta años en diez canciones

21/02/2017 / Música
Celebrando el aniversario del cantante se publica una nueva colección de canciones con el título “Camilo 70” que se anuncia como la colección definitiva

Camilo Sesto cumple setenta años. Un recorrido por la carrera musical del cantante y compositor a través de algunas de las canciones que forman parte del cancionero pop español de la segunda mitad del siglo XX.

Celebrando el aniversario se publica una nueva colección de canciones con el título Camilo 70 (Sony Music) que se anuncia como la colección definitiva. La antología, un total de sesenta canciones, incluye, junto a los grandes éxitos del cantante valenciano, versiones en directo y otras composiciones y rarezas hasta ahora no publicadas o poco conocidas.

Algo de mí. Camilo Sesto. 1971.

Como otros baladistas románticos Camilo Sesto ha hecho sus primeras armas en el rock y los conjuntos que florecen a mitad de los años sesenta bajo la bandera ye-ye. Con producción de Juan Pardo consigue su primer número, una balada henchida de un romanticismo algo enfermizo y apto para todos los públicos. Su rostro aniñado, sin renunciar a una cierta ambigüedad, rompe con la tradicional iconografía de los cantantes de aspecto varonil de la música popular española.

 

 Amor…Amar. Camilo Sesto. 1972.

Camilo Sesto daba un paso más en su confirmación como el cantante por excelencia de los sentimientos a flor de piel. La actriz Lucía Bosé ejercía de musa intelectual en la autoría de la letra y metáforas incluidas. En una España musicalmente dividida entre Serrat y Raphael, Camilo Sesto conseguía abrir una tercera vía en la música pop a falta de otros canales de expresión.

 

 Melina. Camilo Sesto. 1975.

En sus momentos más relajados o distendidos, lejos de los tormentos -o éxtasis amorosos- Camilo Sesto era capaz de construir temas más bulliciosos, cambiando para la ocasión la épica amorosa por la lírica más rítmica, como esta balada de aires folclóricos – más cerca de Demis Roussos que de Theodorakis-que en su momento dedicó a la actriz Melina Mercouri celebrando su regreso a Grecia, después de sus años de exilio a causa de la dictadura griega.

 

Fresa salvaje. Camilo Sesto. 1972.

Con título de recuerdos bergmanianos, Camilo Sesto pone a punto una pegadiza canción pop con cierto toque funk que sobresale entre sus conocidas baladas sentimentales y de éxito. La composición estaba incluida en el álbum Sólo un hombre que señalaría su última colaboración con Juan Pardo en la producción, el músico con el que había dado sus primeros pasos como solista.

 

Si se calla el cantor. Camilo Sesto. 1973.

Una de las rarezas musicales del cantante y de su extensa discografía – formaba parte del álbum Algo más, 1973)- que realizaba una versión con fuerza, con alma, corazón y vida de una de las canciones más conocidas del cantautor argentino Horacio Guarany. Camilo Sesto hacía suyo la vieja prédica del maestro Bertold Brecht de conjugar ética y estética a la hora del entretenimiento.

 

Getsemaní. (Oración del huerto). 1975.

Uno de los temas estrella de la comedia musical Jesucristo Superstar, el espectáculo que proyecta al artista como gran vedette escénica en el año de gracia de 1975. La canción acompañará al cantante durante muchos años constituyendo uno de los momentos más esperados y aplaudidos de sus conciertos.

 

El amor de mi vida. Camilo Sesto. 1978.En medio de los convulsos y agitados años de la Transición Camilo Sesto volvía a poner de relieve que seguía siendo el rey -como el protagonista de la famosa ranchera- y voz cantante por excelencia de la llamada canción romántica .Como maestro del género, con el permiso de Roberto Carlos, Raphael y Julio Iglesias, el cantante seducía por igual a madres e hijas, ya como el hijo más deseado, ya como el amante soñado.

 

 Vivir así es morir de amor. 1978.

A Camilo Sesto hay que agradecerle algunos de los títulos más sobresalientes del cancionero del pop español del siglo XX. Seguramente, junto con Manuel Alejandro, es de los autores que mejor ha sabido condensar esa relación sado-masoquista que implican las pasiones amorosas. Ídolo de masas al otro lado del Atlántico, desde Los Ángeles a la Patagonia, sus canciones consiguen resumir el universo de una temporada de telenovelas en tan solo tres minutos.

 

Perdóname. Camilo Sesto.1980.

Comenzando la década de los ochenta Camilo Sesto alcanzaba uno de sus mayores éxitos con la canción Perdóname siguiendo el modelo expresivo que cultiva con éxito desde hace una década. Gracias al karaoke como nuevo entretenimiento de las clases populares, su repertorio conocerá un nuevo renacimiento como pieza obligatoria de la fiesta del sábado noche.

 

 Som. Camilo Sesto.

Una de las primeras canciones juveniles de Raimon editada junto con al celebrado “Al vent” que le sirven a Camilo Sesto para reivindicar sus raíces alcoyanas y valencianas. Camilo Sesto ponía un punto de admiración y diversidad en el listado de adaptadores de la obra raimoniana.