Festivales : Horqueta celebra sus 223 aniversario con el Primer Festival de la Mandioca y Ka’a he’ê

09/05/2016 / Festivales
PAÍS.- Con un festivo encuentro, los horqueteños celebraron el valor de la mandioca y el ka’a he’ê en la otrora capital de la Stevia. Importante iniciativa de los organizadores del primer Festival de la Mandioca y Ka’a he’ê. Nada mejor que destacar el trabajo y la proyección de los productos del agro como la manera más saludable para promocionar aquello que nos identifica como paraguayos.

Una gran acertada la organización del primer festival de la mandioca y el ka’a he’ê para recuperar el mote de Capital del Ka’a he’ê a la pintoresca ciudad de Horqueta en la semana de su 223 aniversario. Una excusa festiva para reivindicar y valorar el tremendo capital natural que resta explotar.

Ancestralmente los guaraníes originarios del Paraguay utilizaban la Stevia en sus alimentos, conocían sus propiedades y la llamaban por su nombre ka’a he’ê (hierba dulce). Ya en el siglo XIX se tuvo la primera referencia escrita de la especie por intermedio del sabio naturalista, Dr. Moisés Bertoni, quien recogió testimonios de mineros y nativos de la región de Caaguazú.

Rápidamente la noticia se expande a nivel mundial y luego de los primeros análisis químicos del compatriota Ovidio Rebaudi, Juan B. Aranda Jiménez, en Puerto Bertoni (Alto Paraná), realiza el primer cultivo extensivo obteniendo 1.000 Kg/ha, toman interés los químicos franceses Bridel y Lavielle, quienes determinaron que el poder endulzante eran 300 veces mayor que la caña de azúcar.

A pesar de la difusión a nivel mundial, recién en los primeros años de la década del 60 Luis Enrique de Gásperi inicia un cultivo extensivo en Horqueta con plantitas multiplicadas en la zona de Capitán Bado, departamento del Amambay. También casi en el mismo año Ángel González Aranda y hermanos en la colonia ex-combatientes de Horqueta, departamento de Concepción, instala un vivero y cultivo extensivo con plantines provenientes de Cerro Cuatiá, Capitán Bado, Amambay.

Desde hace 50 años, la familia De Gásperi inicia en Paraguay la venta de Ka’a he’ê con la denominación de “Dulce té del Paraguay”. De aquellos inicios de la comercialización de la maravillosa planta pasaron medio siglo, de discusiones, especulaciones y mucha pérdida de tiempo para lograr que se apuntale formalmente el valioso rubro alternativo hasta hoy poco comprendido en el país.

En contrapartida hasta los japoneses en Kosakoka  con muestras provenientes del Paraguay comprobaron su utilización como edulcorante no calórico, desde casi una década empresas de gran prestigio internacional como Coca Cola y Cargill obtuvieron 24 patentes para endulzar bebidas y diversos alimentos,  a la par la FAO-OMS aprueba su ingesta e ingresa a los Estados Unidos de Norteamérica, así como también en la Unión Europea.

Nosotros tenemos entre nuestras manos, en nuestras campiñas este producto con tremendos valores medicinales como alimenticios solo nos resta descubrir aquellos inmensos secretos de nuestros ancestros para mantener cada vez más sanos.

Fuente: adn digital